CUPIDO ES UN INFELIZ DROGADICTO


​CUPIDO ES UN INFELIZ DROGADICTO

La cabeza que me revienta.

Son los te quiero que pienso.

Hormigas en mi dulce de leche.

Amaneces como si yo no respirara.

Cada quien es libre de ir con el Dios que crea.

Yo suplico por el sol, por los perros, por tus suspiros.

Hay ternuras que se inventan en medio de hielos.

Carcome el ventrículo izquierdo tu parpadeo.

Apareces como si yo fuera espejo.

Vientos huracanados cuando te desnudo en sueños.

Tu vientre como libro que hojeo.

Te repaso como tarea única.

Oigo la voz que me dice Ella.

Me haré anciano sin tus besos.

Como si las ballenas supieran, cantan.

Los Arcos del caldo que bebo.

Tentáculos llenos de espinas.

Cupido es un infeliz drogadicto.

Ya viste que me flechó con tu nombre.

Y te ríes, y me dices loco, y me dejas solo en la hora que más anhelo hacerte feliz.

Libera mi alma sujeta a tus maravillosos ojos.

Si me quisieras, pero no me quieres.

Si desearas estar conmigo, pero no lo deseas.

Cinco Esquinas en mi cama.

La sangre del lunes que me sacarán.

¿Te acordarás de mí cuando correspondas a otro que te ame?

Yo no te he de olvidar cuando me estén sepultando.

CARLOS ALBERTO SALGADO DÍAZ

Esta entrada fue publicada en ESCRITOS, PENSAMIENTOS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s