LA HOSTIA DE LOS SOLITARIOS


​LA HOSTIA DE LOS SOLITARIOS

Suenan fuerte las campanas del olvido.

Oh, tendencia de romperme el corazón.

Aquí estoy bajo nubes caprichosas.

Ándale tontito, sigue degustando la miel y la sal.

Te salvas de los hospitales para revolcarte en vanidades.

Mágicos misterios del mundo libertino.

El puto amo llora.

Cuando te des cuenta de lo que es el amor, ni cenizas quedarán.

Hoy termina la temporada de caza.

Un viejo canoso sonreía sin alegría.

Brinca la cuerda y canta.

Patea la pelota pero no la vida.

Mi lugar favorito hubiera sido tu alma.

No me piensas ni en tus ratos de ocio.

Atolito con el dedo.

Amorcito sin largos besos.

Baila aunque llueva.

Sacude la triste pelusa.

Era increíble hasta que desperté.

Y voy por ahí como si nada y como si todo.

Soy la hostia de los solitarios.

CARLOS ALBERTO SALGADO DÍAZ

Esta entrada fue publicada en ESCRITOS, PENSAMIENTOS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s