DUERME SIN SOÑARME


DUERME SIN SOÑARME

Recuerdo cuando el sol nos quemaba a todos.
Pero los tontos resultaron dioses.
Los nobles esclavos.
Y todo el vicio de la modernidad como castigo para los corazones fallidos.

Recuerdo cuando la luna cantaba romántica.
Pero la patria se ahoga con su vómito.
Las paredes ofrecen más amor que los humanos.
Y toda la rabia sale en mañanas calientes.

Recuerdo cuando me tragaba las mentiras como verdades.
Pero abrí los ojos y descubrí que hay más falsos que profetas.
A las cucarachas también les gusta la miel.
Y los relámpagos se alejaron.

Recuerdo las plegarias de mi madre en el terremoto.
Pero nada pasó, sólo mis manos sudaron por primera vez.
Los libros cuentan la vida que no llevo.
Y Karina duerme sin soñarme.

Recuerdo los tepocates en la pileta.
Pero ya no hay pichones en la galera.
El cáncer me masticó y me escupió.
Y cuando ya es otro día, la sigo pensando.

CARLOS ALBERTO SALGADO DÍAZ.

Esta entrada fue publicada en ESCRITOS, PENSAMIENTOS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s