NO SOY LA CIGARRA QUE TE CANTA


NO SOY LA CIGARRA QUE TE CANTA

No soy el que te cobija en tus fríos.
No soy el que te desnuda en tu calor.
Pero deseo la galaxia entera para ti.
Y si quieres mi sangre para remojar tus pies, te la doy.

No soy el que te besa cuando despiertas.
No soy el relámpago de tus instintos.
Pero quiero que llegues feliz a tu puerto.
Y si deseas mis latidos para la siesta, descansa.

No soy la mordida de tu labio inferior.
No soy el brillo de tus ojos hechiceros.
Pero te miro, y me convierto en leyenda.
Y si necesitas letras de amor, yo te las escribo.

No soy la hazaña que planeas.
No soy el agua para tu sed.
Pero cuando me muera, te pensaré.
Y si quieres mi aire para respirar, ahógame.

No soy un recuerdo para tus manos.
No soy un caminante de tu espalda.
Pero te conozco, y ruego por tu paraíso.
Y si deseas mi alma como bufanda, la bordaré.

No soy el lucero en tu ventana.
No soy la cigarra que te canta.
Pero tu nombre se tatuó en mis entrañas.
Y si necesitas mis suspiros como adornos, arráncalos sin parar.

CARLOS ALBERTO SALGADO DÍAZ.

Esta entrada fue publicada en ESCRITOS, PENSAMIENTOS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s