DEJARTE ACALAMBRADAS LAS TENTACIONES


DEJARTE ACALAMBRADAS LAS TENTACIONES

Deseo cansarme lamiendo tus pechitos.
Saciarme con su miel después de tanta espera.
Dormirme chupándolos con profundo amor.
No me gustaría ser un amante desconsiderado.

Quiero fatigarme de tanto apretar tus muslos.
Gozarte más despierto que nunca.
Escribir versos en tus pies.
Me encantaría dejarte tranquilo el corazón.

No será  una cama más porque de almohada tendrás mi alma.
Gime todo lo que puedas, no te guardes nada conmigo.
Los volcanes explotando y terremotos sacudiéndonos, besarnos en señal de supervivencia.
Mírame como alguien dispuesto al sacrificio.

Llenar tu ombligo con un cielo rebosante de estrellas.
Desenredar cualquier nudo en tu espalda.
Ruborizar a tu ángel de la guarda.
Y hacerte mía en una historia sin final.

Deseo cansarme mordisqueando tus nalgas.
Deshacerme antes de la tristeza del mundo.
Dormirme en tus brazos, aunque mañana ya no despierte.
Me gustaría ser un río que alimente tu mar.

Quiero fatigarme de tanto rozar tu cuello con mis dedos.
Gozarte siendo mejor hombre que nunca.
Guardar tus suspiros en frascos.
Me encantaría dejarte acalambradas las tentaciones.

CARLOS ALBERTO SALGADO DÍAZ.

Esta entrada fue publicada en ESCRITOS, PENSAMIENTOS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s