CARICIAS PROPICIAS


CARICIAS PROPICIAS

Aunque no me miren.
Pueden estar atentos en otro lado.
La dificultad de sobrevivir el mediodía  que te incinera.
De cerca, de frente, estoy fascinado.

Aunque estén clavados en otros tiempos.
Pueden no mirarme con la intensidad que sueño.
La añoranza de latidos fuertes.
Con la luz del sol o de la luna, los amo.

Nadie compra olvido cuando goza.
Nadie puede negarme que eres la revolución del otoño.
Soy ajeno a la desigualdad de las masas.
Besaré tus párpados mientras me evaporo.

El aire no me golpea.
Los espejos me indican un congestionamiento de palabras no expresadas.
Evito las murallas, llegaré a ti.
Besaré tus cejas mientras canto alegremente.

Aunque evites mi sonrisa.
Puedes clavar tus ojos en la mesa.
Recuérdame cuando no puedas dormir.
Almas sorprendentes en la melancolía de diciembre.

Aunque te sonrojes bajo la luz tenue.
Tu belleza me hace hablar.
Nadie avanza cuando reciclas las cruces.
Abrazando el cielo vivimos mejor.

No me pidas permisos para ser mi noche.
La magia se sujeta a tu respiración.
Díctame la clave de tu corazón.
Sólo tengo caricias propicias.

AUTOR: CARLOS ALBERTO SALGADO DÍAZ.

Esta entrada fue publicada en ESCRITOS, PENSAMIENTOS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s