2008


2008

Una tarde cualquiera, con fastidio y pereza.
Tú en la esquina, esperándonos.
Tu sonrisa cómplice y un dulce coqueteo.
¿Qué será de ti?

Un lunes fresco para empezar la felicidad.
Ya estabas ahí para abrazarme.
Salir caminando tomados de la mano.
Los primeros besos llenos de todo.

¿En dónde estarás?
Te sentías orgullosa de mí y hacíamos locuras.
Nadie nace con sabiduría.
Se nos fue de las manos el amor.

Hacia finales del 2008.
Un invierno diferente, sin melancolía.
Nunca me negaste una caricia.
Y no regresaste para reprocharme.

Dos años de verdadera vida.
Realmente me dolió perderte.
La historia concluyó abruptamente.
No pude hacer que cambiaras tu decisión.

¿Cuánto amor sentirás ahora?
Me siento más solo que cuando me conociste.
El pecho me duele diariamente.
Y parece que nadie me ayudará en mi libertad.

Me dijiste adiós para siempre.
No te burlaste como todas.
No te interesó presumirme tu felicidad.
Respetaste mi dolor, gracias.

¿De vez en cuando recordarás que existí?
Sólo espero que estés profundamente enamorada.
Deseo que te sientas plena.
Yo aún no encuentro mi destino.

AUTOR: CARLOS ALBERTO SALGADO DÍAZ.

Esta entrada fue publicada en ESCRITOS, PENSAMIENTOS., Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s