NO OCURRIÓ EL MILAGRO


NO OCURRIÓ EL MILAGRO

Eras tan dulce y respetuosa.
Eras tan bella y fuerte.
Me siento impotente, tu luz se apagó.
Hay finales que no se merecen.

Eras tan noble y atenta.
Eras del sitio que tanto quiero.
Tengo ganas de llorar, esa enfermedad no deja de existir.
Detesto al destino cuando no extiende oportunidades.

Eras tan inteligente y sincera.
Fuiste guerrera en la batalla que yo luché.
Desearía abrazar a todos y cantar juntos la victoria.
Me desespera la crueldad del cielo.

Te correspondía vivir, envejecer amando.
Ya no soñarás ni tocarás las estrellas.
Tus ojos dejaron de brillar.
Así como disfruté tu presencia, sufro tu partida.

Odio esta clase de guerras.
Todos saldremos de alguna forma heridos.
Esperanzas morirán y muchos no seremos recordados.
¿Dios, podrías no marchitarnos así?

Descansa en nuestros corazones.
No pudiste haberlo hecho mejor.
No ocurrió el milagro.
Hay finales que no se merecen.

AUTOR: CARLOS ALBERTO SALGADO DÍAZ.

Esta entrada fue publicada en ESCRITOS, PENSAMIENTOS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s