SOÑÉ QUE MORÍAS


SOÑÉ QUE MORÍAS

Soñé que morías.
Asistí a tu funeral y no lloré.
Tu madre me abrazaba fuerte.
Tu padre me agradecía las atenciones.

Para ser sincero, te veías fea.
No te maquillaban y llevabas puesta una de las blusas que te compré.
Tu gran amor fumaba y reía.
Tus amigas coqueteaban conmigo.

Poca tristeza, muchos rumores.
Tu hija jugaba con sus muñecas.
Flores marchitas y retóricos lamentos.
Me pedían unas palabras y enmudecí.

No te recordaba buena ni sentimental.
Lo único memorable fueron tus pechos.
Mi mente más clara no pudo estar.
Tus hermanos bebían cerveza.

Un ataúd bastante horripilante.
Tus primas me querían conocer.
Intenté despedirme de ti, pero no tuve nada dulce que decir.
La verdad es que no te extrañaré.

Si todo fuera verdad, no asistiré.
Prefiero que me llamen cruel a ser un hipócrita.
Ningún lindo sentimiento conservé de ti.
Lo único que valió la pena fue cuando te levanté aquel vestido y…

AUTOR: CARLOS ALBERTO SALGADO DÍAZ.

Esta entrada fue publicada en ESCRITOS, PENSAMIENTOS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s