SEÑORA HIGUERA


SEÑORA HIGUERA

Me he fijado en sus ojos.
Son grandes y claros.
Parecen una atenta invitación para llenarme con un futuro poético.
Dios me permita cercanía con ellos.

Me he entusiasmado con su inteligencia.
Piensa y habla, observa y opina.
Lee sobre la guerra pero ella es paz.
Que la vida me obsequie un cerebro así.

Me gustan mucho sus labios sensuales.
Los sabe hermosos y los muerde.
Conoce su magia y esboza sonrisas inolvidables.
Que el destino me indique su sabor.

Paso horas enteras mirando sus fotos.
Posa y hechiza, descalza y con zapatillas.
Arena y mar, libros y cama.
Faldas y baila, disfrazada y en bicicleta.

Muero por escucharla cuando mire las estrellas.
Muero por mirarla cuando escuche mis halagos.
El mundo no es una fantasía, pero es la realidad que quiero.
Los días no están llenos de verdades, pero estoy seguro que ella no es una vil mentira.

La estoy pensando cada vez más.
Cuando llueve, cuando hace frío y cuando amanece.
Usted ha de creer que exagero, que estoy loco.
Nada de eso señora Higuera, su hija es más hermosa de lo que digo.

AUTOR: CARLOS ALBERTO SALGADO DÍAZ.

Esta entrada fue publicada en ESCRITOS, PENSAMIENTOS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s