UN HIPÓCRITA ESCONDIDO


UN HIPÓCRITA ESCONDIDO

Ella quería la paz mundial.
Era violenta con mis sentimientos.
Deseaba tener el mejor amante.
No se esmeraba por ser así también.

Ella quería escuchar poemas.
Se burlaba de mis palabras amorosas.
Anhelaba supuestamente la verdad.
La cantidad de mentiras que dijo fue asombrosa.

En el mundo alterno.
En distinta dimensión.
Todos nos creemos buenos.
En esta realidad suelen valer más los perros.

En la Antártida.
En la Tierra Media.
Todos decimos ser las víctimas.
En cualquier suelo nos acostumbramos a pisar la dignidad del prójimo.

Ella quería ser la reina de su propio cuento.
Actuaba como bruja, amargando lo dulce.
Deseaba ser la más amada.
¿Cuándo lo ha merecido?

Ella decía que había aprendido de sus errores.
Humillar nada de sabio tiene.
Anhelaba una estabilidad permanente.
¿En qué momento ha demostrado cordura?

En el universo paralelo.
A mil años luz de distancia.
Todos tenemos un hipócrita escondido.
¿Alguien puede comprobar su santidad?

AUTOR: CARLOS ALBERTO SALGADO DÍAZ.

Esta entrada fue publicada en ESCRITOS, PENSAMIENTOS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s