EXAGERADAMENTE COMÚN


EXAGERADAMENTE COMÚN

No me preocuparé por tu ausencia.
Tus piernas estaban abiertas y tu corazón cerrado.
Ni remota idea tienes de lo que es el amor.
Nunca te has querido tú misma.

Juegas a servirle a Dios.
La bondad no se presume como tú lo haces.
Te dedicas a contar historias.
¿Cuándo dirás la verdad?

Sería una gran pérdida de tiempo extrañarte.
Tu intimidad estaba húmeda y tu alma demasiado seca.
Ni remota idea tienes de lo que es la amistad.
Siempre has tratado de ser el centro del universo.

Juegas a servirle a la humanidad.
La nobleza prefiere no aparecer en fotografías.
Te dedicas a enumerar tus éxitos.
¿Cuándo harás algo por verdadera convicción?

Sería una estupidez de mi parte necesitarte.
Tu lengua no tiene conciencia y tus manos son cuchillos.
No sabes cómo pensar las cosas importantes.
Siempre has buscado al tonto que resuelva tu vida.

Juegas a merecer el cielo.
La sabiduría no se adquiere siendo incongruente.
Te dedicas a sentirte especial.
¿Cuándo aceptarás que eres exageradamente común?

AUTOR: CARLOS ALBERTO SALGADO DÍAZ.

Esta entrada fue publicada en ESCRITOS, PENSAMIENTOS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s