EL MANDAMIENTO PRINCIPAL…


EL MANDAMIENTO PRINCIPAL…

No es bueno recordar tantos besos.
No se repetirán en esta vida.
Añorar demasiado, nos detiene.
Saboteamos la llegada de alguien más.

Lo intentamos muchas veces.
Quizás no era nuestro tiempo.
Si extrañas a alguien, queda un espacio ingobernable en tu alma.
Yo te pensaba sólo a ti.

No es sano imaginar esas caricias.
Ya fueron y no estarán mañana.
Los olvidos suceden cuando no te aferras a las fantasías.
No puedo seguir creyendo que te arrepentirás y volverás.

El amor se llama y se escucha, se seduce y se trabaja.
Dos seres, no tres ni cuatro.
Dos corazones libres con un objetivo en común.
La felicidad se abraza, se agradece y se sigue invocando.

Limpiamos nuestras mentes, soñamos distintos escenarios.
Ojos bellos siempre existirán, sonrisas verdaderas se descubrirán.
El ruego de esta noche, es el salvavidas que te permitirá llegar a la orilla.
Alguien te piensa y no lo sabes aún.

No es justo negarse el derecho de volver a temblar de emoción.
Besar muslos, sujetar caderas y susurrar palabras bonitas al oído.
Tú puedes, yo debo.
Nadie que valga la pena llora para siempre.

Olvidar lo que supusiste mal.
Reconciliarte con las fragancias de los cuellos.
Enamorarte nuevamente porque sólo así podemos ser humanos.
El mandamiento principal, es amar.

AUTOR: CARLOS ALBERTO SALGADO DÍAZ.

Esta entrada fue publicada en ESCRITOS, PENSAMIENTOS.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s