UN PALOMITO AL VOLAR, QUE LLEVABA EL PECHO HERIDO, YA CASI PARA LLORAR, ME DIJO MUY AFLIGIDO: YA ME CANSÉ DE BUSCAR, UN AMOR CORRESPONDIDO… BAJO LA SOMBRA DE UN ÁRBOL, Y AL COMPÁS DE MI GUITARRA, CANTANDO ALEGRE ESTE HUAPANGO, PORQUE LA VIDA SE ACABA, Y QUIERO MORIR CANTANDO COMO MUERE LA CIGARRA… “LA CIGARRA; LINDA RONSTADT”.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en CANCIONES MARAVILLOSAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s